Autocuidado: una de las claves para combatir los virus

Junto con el ejercicio físico, una dieta equilibrada y un adecuado descanso, incorporar a nuestro organismo suplementos multivitamínicos nos ayuda a fortalecer el sistema inmune y a prevenir enfermedades.

 

Autocuidado

Entre las muchas enseñanzas que nos está dejando la pandemia de Covid-19, una de ellas es vigilar nuestro organismo con el mayor de los cuidados. Después de todo, contar con un sistema inmunológico fuerte es el primer paso para desarrollarnos en la vida y perseguir anhelos personales, grupales o profesionales.

Nuestro cuerpo es un mecanismo complejo que requiere de mucha atención y al que hay que proteger de maneras diversas. Más allá de los importantes y necesarios chequeos médicos, el consumo de alimentos ricos en nutrientes, la incorporación de vitaminas, el descanso adecuado, la actividad física y la reducción de los niveles de estrés, son prácticas de autocuidado que debemos atender para protegernos de virus y enfermedades.

 

Dependiendo de nuestra herencia genética -pero especialmente de factores ambientales y de estilo de vida-, a lo largo de la vida los individuos vamos moldeando nuestro sistema inmunológico. Si bien cada vez somos más conscientes de lo importante que es tener una alimentación equilibrada y hacer ejercicio físico, muchas veces la rutina diaria o las obligaciones profesionales nos empujan a llevar un estilo de vida distinto al que nuestro organismo necesita. En estos casos, los complementos multivitamínicos (como Redoxón® y Supradyn®) son un aliado clave.

 

Autocuidado

 

“La actividad física y la alimentación saludable se destacan como hábitos diarios del autocuidado. Es necesario ingerir todos los grupos de alimentos: carbohidratos, proteínas, vegetales y frutas. Para quienes desean reforzar el consumo de algunas vitaminas y minerales, también está la opción de complementar la dieta con suplementos nutricionales con vitaminas C, D y zinc, cuyo consumo regular y adecuado contribuye a fortalecer las defensas del organismo”, explica la Dra. Luciana Armengol, Médica Especialista en Medicina Farmacéutica y Gerenta Médica en Bayer Cono Sur (MN 112.756).

 

La vitamina C es un nutriente esencial capaz de reparar tejidos dañados y formar enzimas, además de ayudar a regular el metabolismo, el sistema inmune y la presión arterial. Puede encontrarse en frutas como la naranja, el kiwi, el limón, y en verduras como las arvejas, el brócoli, el tomate y el kale, entre otras. Entre sus múltiples beneficios sobresalen su efecto antioxidante y su capacidad para ayudar a recuperar heridas, proteger la piel y combatir los síntomas del resfrío común y la gripe.  

 

Por su parte, la vitamina D -cuya fuente natural puede ser el sol, el pescado, la leche o los huevos- es uno de los más poderosos nutrientes, ya que modula y coordina el sistema inmune. Favorece la integridad de la piel y tejidos, promueve la producción de nuevos componentes celulares inmunológicos, estimula el movimiento celular hacia el sitio de infección y disminuye el riesgo de infección respiratoria aguda. Un estudio reciente publicado en PLOS One (la revista editada por la Biblioteca Pública de Ciencias) relaciona la deficiencia de vitamina D con el aumento de la mortalidad del Covid-19.

 

Autocuidado

 

El zinc, en tanto, es un mineral que ayuda a controlar la inflamación provocada por infecciones, posee acción antiviral y alivia los síntomas del resfrío común en adultos. Al igual que la vitamina C, favorece la producción de anticuerpos y también tiene efectos beneficiosos en la función inmune del intestino. Como no es habitual encontrar zinc en frutas y vegetales, aquellas personas que realizan dietas bajas en proteínas, necesitan reforzar el consumo de este mineral a través de suplementos nutricionales. 

 

“Hoy se encuentran disponibles numerosos formatos y presentaciones de suplementos multivitaminicos. Hay comprimidos recubiertos, comprimidos efervescentes, pastillas masticables, entre otros. Éstos suplementos nutricionales, contienen las dosis diarias suficientes para suplementar o reforzar dietas deficientes y, siempre que se tomen según la recomendación del médico o la indicación del envase/prospecto, son bien tolerados por la población general”, concluye la Dra. Armengol. 

Redoxon® 

Redoxon® es una marca líder desde su lanzamiento al mercado en 1934. La fórmula de Redoxón® Triple Acción  proporciona al organismo vitamina C, vitamina D y zinc, esenciales para ayudar a reforzar los mecanismos de resistencia a enfermedades del cuerpo.  

 

Además de su tradicional presentación efervescente, Redoxón® también cuenta con comprimidos recubiertos, que permiten seguir ofreciendo nuevas alternativas para reforzar el sistema inmune de una forma más accesible para los consumidores. Para los más niños, recomendamos Redoxitos®, pastillas masticables con sabor a naranja o frutilla.

Supradyn® 

Supradyn® es un suplemento nutricional que combina vitaminas y minerales para ayudar a recuperar las energías cuando más lo necesitamos. Su fórmula fue desarrollada especialmente para personas que tienen un estilo de vida activo y necesitan contar con energía extra al final de un largo día. 

 

Al igual que Redoxón®, este suplemento nutricional viene en distintas presentaciones: comprimidos efervescentes, comprimidos recubiertos y gummies (pastillas masticables con sabor a naranja, frambuesa y cereza).