Calidad de vida
Rumbo al futuro: la salud en la tercera edad.
Salud en la tercera edad

Debido al aumento de la expectativa de vida y a una menor tasa de fertilidad, para 2050 habrá en todo el mundo 2.100 millones de personas (casi el 22% de la población) de 60 años o más. Para ese mismo año la población mundial de 80 años o más -los adultos mayores- se triplicará y llegará a casi 450 millones. Mientras que en algunos países de Asia y América Latina se prevé que el número de adultos mayores se cuadruplique.

Este rápido crecimiento de la población de adultos mayores es testimonio de los increíbles avances en ciencia y tecnología durante el último siglo. Las vacunas, los antibióticos y una mejor higiene sirvieron para mantener a muchas enfermedades infecciosas bajo control. Hogares y lugares de trabajo con mejores condiciones también ayudan a prolongar la esperanza de vida, mientras que las nuevas tecnologías agropecuarias y una mayor conciencia de la nutrición se traducen en personas que se alimentan mejor que sus predecesores. 

Es inevitable envejecer, pero eso no significa volverse viejo”. -

George Burns

Sin embargo, la creciente esperanza de vida lograda a partir de estos avances está creando nuevos retos para la ciencia. Mientras que los avances del siglo XX tuvieron el mayor efecto en las enfermedades infecciosas, los avances del siglo XXI deberán afrontar los problemas vinculados con las afecciones crónicas, que son cada vez más comunes entre los adultos mayores. 

Estudios realizados en los Estados Unidos muestran que cerca del 80% de las personas de más de 65 años tiene, al menos, una afección crónica y el 68% tiene dos o más. Entre las más comunes de estas afecciones están la enfermedad cardíaca, la enfermedad pulmonar, el cáncer, la trombosis, la diabetes y los accidentes cerebrovasculares.

Imagen eliminada.

ACV, causas y síntomas

Según la OMS, las causas más importantes de cardiopatía y accidentes cerebrovasculares (ACV) son una dieta malsana, la inactividad física, el consumo de tabaco y el consumo nocivo de alcohol. Sus síntomas incluyen: 

Imagen eliminada.

 

Las tendencias que hemos visto en áreas de diabetes e hipertensión ilustran, en particular, la mayor carga por enfermedad que enfrentamos. La cantidad de personas a nivel mundial que sufren de diabetes ha aumentado de 108 millones en 1980 a 425 millones en la actualidad. Para 2050, los expertos advierten que 1 de cada 3 adultos podría tener diabetes.  

Imagen eliminada.

La cantidad de personas que sufren de hipertensión, uno de los principales factores de riesgo de la enfermedad cardíaca y el accidente cerebrovascular, casi se ha triplicado a cerca de mil millones desde 1980, con una previsión de que el 41% de los adultos en los Estados Unidos tendrá presión alta para 2030.

¿Cuánto sabemos de la trombosis? 

¿Qué es la trombosis? 

Es un coágulo sanguíneo que se forma en una vena profunda en el cuerpo. 

¿Cuáles son sus principales factores de riesgo?  

Si bien la edad es un factor de riesgo, no es el único. Otras causas por las cuales puede contraerse la enfermedad incluyen la inmovilización durante períodos prolongados, traumatismos, obesidad, enfermedades cardíacas y enfermedades oncológicas.

¿Cuál es el objetivo de su tratamiento? 

El principal objetivo del tratamiento anticoagulante para la trombosis es evitar que se formen nuevos trombos y, a la vez, que como consecuencia se produzcan hemorragias. 

¿Los viajes largos aumentan el riesgo de trombosis? 

Sí. Según un estudio publicado por la OMS el riesgo de tromboembolia venosa (TEV) aumenta aproximadamente al doble tras un viaje de cuatro o más horas de duración. No obstante, el estudio señala que, incluso con este aumento, el riesgo absoluto de TEV tras estar sentado e inmóvil durante más de cuatro horas sigue siendo relativamente bajo (1 por 6000, aproximadamente). 

¿Puede el Covid-19 favorecer la aparición de trombosis? 

Según estudios recientes publicados por el Journal of the American College of Cardiology (JACC) el coronavirus predispone a que se dé una trombosis venosa o arterial. El artículo señala que las personas infectadas por el coronavirus tienen un mayor riesgo de padecer una enfermedad tromboembólica venosa (TEV).

 

Las consecuencias ocultas de las afecciones crónicas 

Mientras que las afecciones crónicas como diabetes e hipertensión aumentan la probabilidad de muerte en adultos mayores, muchas personas pasan por alto los efectos que estas afecciones cada vez más comunes tienen también sobre la calidad de vida de los adultos mayores. Por ejemplo, ambas tienen profundos efectos en la vista de una persona mayor. 

La retinopatía diabética, una afección que se da cuando altos niveles de glucosa en sangre causan daño a los vasos sanguíneos de la retina, afecta a una de cada tres personas con diabetes, y uno de cada 10 diabéticos desarrollan una forma de la enfermedad que amenaza la visión. 

Otra causa común de ceguera entre adultos mayores, la degeneración macular senil (AMD, en inglés), destruye lentamente la visión central de la persona, el tipo de visión necesaria para tareas como la lectura o la conducción. Si bien las causas de la AMD son complejas, la enfermedad está asociada con la diabetes y la hipertensión.

Mirada de persona aduta

Conservar la salud para una tercera edad feliz

Prevenir o controlar las diferentes enfermedades crónicas que aquejan a la tercera edad es clave para mantener la calidad de vida. En el caso de los problemas oculares, la OMS estima que el 80% de todas las deficiencias visuales pueden prevenirse o curarse, y que gran parte de la prevención implica una adecuada atención de afecciones como la diabetes e hipertensión con la combinación de dieta, ejercicio y medicamentos disponibles hoy. 
 
Sin embargo, los avances y las nuevas clases de fármacos están siendo más efectivos para tratar o incluso eliminar algunas de las afecciones crónicas más comunes asociadas a la edad, y los logros en su fabricación hacen que los tratamientos existentes están cada vez más disponibles. 
 
Por ejemplo, los investigadores ya están explorando las técnicas de secuenciación genética para combatir la diabetes. Sin embargo, la genoterapia no se usa directamente en diabéticos. Se usa con las bacterias que crean naturalmente acarbosa, una sustancia usada en fármacos que utilizan los diabéticos para regular la glucosa. Al alterar los genes de las bacterias para que sean productores más eficaces de acarbosa, los científicos pueden ayudar a cubrir la creciente demanda de medicamentos antidiabéticos. 
 
La posible ayuda para los adultos mayores va mucho más allá de comprimidos o inyecciones. En Japón, donde más del 25% de la población ya tiene más de 65 años, cada vez se usan más robots especializados llamados carebots para ayudar a la gente mayor con tareas como apagar las luces y pasar de la cama a la silla de ruedas. Los carebots incluso ayudan cada vez a más ancianos con dificultades visuales a leer los códigos de barras de las etiquetas de los medicamentos, para garantizar que la pérdida de visión no les impida a los adultos mayores tomar sus medicamentos correctamente. 

Hoy 80 años es como tener 60

La robótica y los medicamentos son solo dos de los muchos desarrollos nuevos que ayudarán a superar los desafíos asociados con la tercera edad. Dado que hay mayor disponibilidad de las innovaciones que buscan mejorar la salud de los adultos mayores, es posible que el consecuente aumento de la expectativa de vida pueda indicar que en el futuro tengamos que tener más de 80 años para ser considerados ancianos mayores.

Como una vez dijo el comediante George Burns: “Es inevitable envejecer, pero eso no significa volverse viejo”.

Imagen eliminada.

Tipos de enfermedad cardiovascular

La enfermedad cardiovascular es un término amplio para problemas con el corazón y los vasos sanguíneos que tienen lugar cuando la grasa y el colesterol se acumulan en las paredes de las arterias. Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en todo el mundo. Existen diferentes tipos: