Innovación en salud para acompañar a la mujer en cada etapa

Video file

Promover un debate exhaustivo sobre la anticoncepción, así como generar mayor conciencia acerca de enfermedades cardiovasculares y padecimientos post parto contribuye a ampliar los derechos de las mujeres.

A través de la investigación, el desarrollo y la innovación, en Bayer brindamos soluciones para que mujeres de todas las edades y de los cinco continentes accedan a una mejor calidad de vida. Queremos acompañarlas en las distintas etapas, detectando necesidades particulares y ofreciendo productos que no se limiten solo a la salud sexual, sino también a empoderar a la mujer en la sociedad.

 

Nuestras soluciones aspiran a ser herramientas útiles para que mujeres de todo el mundo puedan decidir con información sobre sus propias vidas. Una de estas innovaciones es el desarrollo de más y mejores métodos anticonceptivos, que ofrecen la posibilidad de tomar decisiones.

 

La información y el conocimiento también son instrumentos de valor que mejoran la calidad de vida de las mujeres. Sin duda, tanto la divulgación de síntomas como las recomendaciones preventivas de determinadas enfermedades y afecciones -como las infecciones vaginales o las enfermedades cardiovasculares en la mujer- ayudan a sortear o aliviar este tipo de padecimientos. 

Anticoncepción

La anticoncepción juega un papel vital en la vida de las mujeres, ya que está relacionada con la libertad para tomar decisiones sobre sus propias vidas, ayudándolas a planificar qué tipo de familia desean tener, en caso de que así lo elijan.

 

A lo largo de la historia, hemos aportado investigación científica e innovación en anticoncepción para ofrecer soluciones adaptadas a las diferentes necesidades de la mujer. Además, continuamos con nuestro compromiso constante de concientizar sobre salud reproductiva y métodos para evitar embarazos no planeados.

 

En Bayer contamos con productos que ofrecen hasta cinco años de protección anticonceptiva, altamente efectiva y sin la necesidad de mantener una rutina anticonceptiva diaria. Hemos desarrollado, además, las dimensiones más pequeñas -tanto del cuerpo en T como del dispositivo de inserción- y la dosis hormonal más baja entre todos los sistemas de hasta cinco años de duración. Este innovador sistema intrauterino (SIU) está revolucionando el mercado de anticonceptivos.

Los métodos anticonceptivos de larga duración brindan una protección de 3 a 5 años. Además de la comodidad, uno de sus mayores beneficios es que no obligan a las usuarias a prestar una atención constante o a tener una rutina anticonceptiva diaria. Algunos poseen más del 99% de efectividad y pueden retirarse en cualquier momento, sin afectar la fertilidad.  
Mitos y verdades de las ECV en mujeres 

Entre los grandes mitos vinculados con el cuidado de la salud, uno muy extendido afirma que las enfermedades cardiovasculares (ECV) afectan principalmente al género masculino. Las estadísticas, sin embargo, revelan otra cosa: la cardiopatía es la principal causa de muerte en las mujeres.  

 

¿Cuál es el motivo de esta errónea percepción generalizada? Una de las teorías indica que debemos remontarnos hasta mediados del siglo pasado, cuando, durante la Guerra de Corea (1950-1953), se llevaron a cabo estudios con soldados que buscaban encontrar causas y posibles tratamientos para comprender mejor esta patología. Si bien los resultados ofrecieron hallazgos significativos, los estudios tenían un serio problema: excluían a las mujeres. Desde entonces, la opinión pública empezó a asociar a las ECV con el hombre.

 

 

Sin embargo, los factores de riesgo han aumentado debido a una mayor participación de la mujer en la vida laboral y social, que le exigen cumplir con una multiplicidad de tareas, descuidando la atención de su salud. La variedad de hábitos y comportamientos de muchas mujeres de nuestro tiempo incluyen el tabaquismo, el abuso de alcohol, el sedentarismo y una dieta con elevado contenido de grasas saturadas.

Siempre se piensa a la enfermedad cardiovascular como una enfermedad de hombres. Esto era así antiguamente, ya que la prevalencia de ECV en la mujer era muy baja. Pero esto ha cambiado en los últimos 40 años debido, en parte, al aumento de los factores de riesgo cardiovascular”.
Dra. Mildren Del Sueldo
,
Médica cardióloga.

Uno de los mayores desafíos que enfrenta la comunidad científica es generar conciencia sobre el peligro que implica para las mujeres desconocer los riesgos de las cardiopatías. Si bien la OMS informa que las enfermedades cardiovasculares son -tanto para hombres como para mujeres- la principal causa de muerte en todo el mundo, se reveló a través de un estudio realizado por la American Heart Association que solo el 13% de las encuestadas reconoce a las ECV como el principal riesgo para su salud.

 

Además, las mujeres tienen factores de riesgo que no acompañan a los hombres. Según explica la médica cardióloga Mildren Del Sueldo, “la mujer tiene factores de riesgo únicos que son los relacionados a las hormonas, como la menopausia precoz (antes de los 40 años) o temprana (antes de los 45 años), el síndrome de ovario poliquístico y los trastornos del embarazo (hipertensión gestacional, diabetes gestacional, obesidad del embarazo o parto pretérmino). Las mujeres también se ven más afectadas por el estrés y la depresión”. Y concluye que una buena manera de prevenir o tratar estas patologías es haciéndose chequeos de manera periódica: “La ECV es prevenible en un 80%. Si se tiene algún factor de riesgo, puede ser detectado en un control periódico, comenzar su tratamiento y así evitar el mayor riesgo”.

 

Cuidados íntimos

La salud de la mujer incluye, desde luego, un abanico amplio de temáticas, tratamientos y cuidados especiales. Más allá de la prevención de enfermedades cardiovasculares y la posibilidad de contar con una adecuada planificación familiar, existen otros cuidados que se deben contemplar para tener una mejor calidad de vida. 

 

Uno de ellos es la infección vaginal, una afección multicausal que no necesariamente está vinculada a la práctica sexual. Existen varios tipos de infecciones vaginales provocadas por hongos, bacterias, virus y parásitos -cada una de ellas con un tratamiento específico- cuyas causas pueden ser el calor, la humedad, el uso de ropa ajustada, el estrés, el consumo de antibióticos y el uso de jabones perfumados.

Apoyar a las nuevas madres

La experiencia del “décimo mes”, es decir, el primer mes después del parto, es un periodo en el cual pueden presentarse situaciones de estrés, depresión y ansiedad, entre otros síntomas. La gran mayoría de las mujeres experimenta falta de sueño y agotamiento físico y mental. Por eso, es clave que durante este período, además de cuidar al recién nacido, las nuevas madres reciban el apoyo y la comprensión necesaria.

Métodos anticonceptivos de larga duración: ¿Qué opciones tengo?

Según explica la OMS, el uso de anticonceptivos fomenta el derecho de las personas a decidir el número de hijos que desean tener, no tenerlos si así lo eligen, y el intervalo entre los embarazos.

El Sistema Intrauterino (SIU) es un pequeño sistema en forma de T hecho de plástico, que contiene un reservorio que libera una muy pequeña dosis de una hormona y que es colocado dentro del útero por el médico.

 

Pros  

  • Puede permanecer en el útero hasta por 3 o 5 años. 

  • Puede ser retirado en cualquier momento. 

  • Tiene una tasa de eficacia del 99.8%. 

  • No interrumpe el sexo. 

  • Los períodos pueden volverse más leves y menos dolorosos. 

  • Es adecuado para mujeres que buscan evitar esquemas anticonceptivos diarios, semanales o mensuales. 

  • Puede ser utilizado durante la lactancia, a partir de seis semanas después del parto. 

  • La fertilidad regresa a su nivel previo rápidamente, después de que el SIU es retirado. 

 

Contras 

  • Debe ser colocado y retirado por un médico especialista.  

  • El sangrado irregular y manchado pueden ser frecuentes en los primeros tres meses de uso. 

  • Puede provocar leves dolores de cabeza, sensibilidad y acné después de su colocación.  

  • No protege contra la infección por VIH y otras infecciones de transmisión sexual. 

El Dispositivo Intrauterino (DIU) es un pequeño aparato en forma de T que libera iones de cobre. Debe ser colocado dentro del útero por el médico.

 

Pros 

  • Puede permanecer en el útero por 5 a 10 años.  

  • Puede ser retirado en cualquier momento. 

  • Tiene una tasa de eficacia del 99%. 

  • Es adecuado para mujeres que buscan evitar esquemas anticonceptivos diarios, semanales o mensuales. 

  • No interrumpe el sexo 

  • No es afectado por otros medicamentos 

  • Puede ser utilizado durante la lactancia, a partir de seis semanas después del parto. 

  • Una vez retirado, la fertilidad regresa a su nivel previo. 

 

Contras 

  • Debe ser colocado y retirado por un médico especialista.  

  • Puede producir alteraciones en el período menstrual, tanto en la cantidad de sangrado como en el número de días. 

  • Algunas mujeres presentan leve dolor de cabeza, sensibilidad y acné después de la colocación del DIU. 

  • No protege contra la infección por VIH y otras infecciones de transmisión sexual. 

El implante anticonceptivo es un pequeño cilindro de plástico flexible que es insertado bajo la piel del brazo por el médico y libera hormonas en pequeñas cantidades.

 

Pros  

  • Tiene una efectividad superior al 99.95%. Es el método anticonceptivo reversible más efectivo que existe. 

  • Es adecuado para mujeres que buscan evitar esquemas anticonceptivos diarios, semanales o mensuales. 

  • No interrumpe el sexo. 

  • Puede ser utilizado durante la lactancia, a partir de seis semanas después del parto. 

  • Puede reducir los períodos abundantes y dolorosos en algunas mujeres. 

 

Contras 

  • Requiere ser insertado y retirado por un médico capacitado. 

  • Puede causar inicialmente un cambio en los períodos. 

  • No protege contra la infección por VIH y otras infecciones de transmisión sexual. 

En Bayer buscamos acompañar a la mujer en cada etapa. Como empresa líder en ciencias de la vida, contamos con años de investigación científica e innovación en el cuidado de la salud para hacerlo posible.