Cuidar la salud de los cultivos desde el primer día con las mejores soluciones

Video file

Nuestro variado portafolio de productos, junto a soluciones digitales novedosas ayudan a proteger los cultivos, hacer más eficiente la producción y cuidar al medio ambiente.

En Bayer nos apasiona ayudar a alcanzar la seguridad alimentaria a través de la producción de alimentos de manera segura, preservando los ecosistemas en línea con los objetivos de desarrollo sustentable de la ONU. Para ello, confiamos en la protección de cultivos, un conjunto de prácticas, herramientas y productos que ayudan a cuidar la producción agrícola de la acción nociva de malezas, insectos y enfermedades.

 

A través de la protección de cultivos, alcanzamos la producción sustentable de alimentos.

 

Garantizar la seguridad alimentaria de una población en constante crecimiento es uno de los mayores desafíos de la humanidad. Según la FAO, se pierde aproximadamente un 40% de los cultivos a nivel global debido a varios factores, entre los que se encuentran las plagas, las malezas y las enfermedades.  

Gracias a la inversión constante en Investigación y Desarrollo podemos ofrecer a la comunidad de productores agropecuarios soluciones innovadoras. Actualmente, el equipo de investigación de Bayer Crop Science en América Latina cuenta con 450 personas que trabajan en la producción local de nuevos materiales genéticos en 27 centros de investigación. Hace unos años, gracias a los programas de investigación de estos equipos generábamos entre 10.000 y 20.000 datos por año. Hoy, generamos anualmente más de 1.000 millones de datos.

 

Cada producto en nuestro portafolio está diseñado para ayudar a los productores agrícolas a desarrollar formas más eficientes de producir. A través de la ciencia de datos y una vasta biblioteca de germoplasma, Bayer mejora continuamente el desarrollo de soluciones para satisfacer las necesidades cambiantes de los agricultores.

 

 

Agricultura moderna y transformación digital

Este análisis de datos, así como las herramientas de precisión que se usan hoy en los establecimientos agrícolas, son clave para practicar una agricultura eficiente. La combinación de equipos de precisión con sistemas de software, aplicaciones, drones o imágenes satelitales ofrece soluciones integradas y personalizadas.

 

Las recetas a medida recomendadas por los sistemas digitales para la aplicación de productos de protección de cultivos varía según el tipo de amenazas que enfrenta cada suelo.

 

Con la transformación digital, un dron trabaja en el agro para proteger los cultivos.

 

El análisis de datos y las herramientas digitales que ayudan a sembrar y a pulverizar con mayor precisión traen como resultado mayor producción y menor impacto ambiental. FieldView®, nuestra plataforma líder en agricultura digital, se está utilizando en más de 60 millones de hectáreas en todo el mundo. El objetivo principal de esta tecnología disruptiva es ayudar a los agricultores a aumentar de manera sustentable su productividad, cuidando los cultivos a través del análisis de datos y practicando una agricultura más amigable con el medio ambiente.

 

 

Cuidar los suelos 

El avance de las nuevas tecnologías y de la ciencia aplicada a la agricultura tiene un impacto positivo en los suelos cultivables, la principal fuente de nuestra actividad y un recurso natural esencial para el desarrollo de la vida humana. Proteger los cultivos y los suelos en los que éstos nacen y crecen es una forma de ayudar a garantizar la seguridad alimentaria.

 

La montaña de datos que tanto sensores distribuidos en los lotes de cultivo, como drones, aplicaciones móviles y sistemas informáticos brindan a los productores agrícolas se traduce en información y conocimiento para aplicar con mayor precisión productos de protección de cultivos, cuidando tanto los suelos como las plantas.  

 

 

El futuro de los fertilizantes  

A través de un variado portfolio de productos, la gestión integral de malezas busca atacar un problema: la degradación de los cultivos debido a agentes no deseados. Los agroquímicos a base de glifosato han permitido el control eficiente, seguro y económico de las malezas por más de 40 años.

 

En el universo de la protección de cultivos, los fertilizantes sintéticos nitrogenados también cumplen un importante rol. Se utilizan en aproximadamente el 90% de la producción agrícola y, si se eliminaran, la producción caería considerablemente.

 

Existen, sin embargo, nuevos enfoques que buscan producir fertilizantes de origen biológico que le faciliten a las plantas la obtención del nitrógeno del ambiente. En noviembre de 2017, Bayer puso en marcha Leaps, una nueva manera de acceder a tecnologías que impacten en la salud y en la ciencia de cultivos para el bienestar de la sociedad. “El ecosistema bacteriano existe en el ser humano pero también en el suelo. ¿Cómo podemos usar esto para mejorar la salud y el bienestar de las plantas?”, se preguntó Dr. Kemal Malik, Board of Management e Innovación en Bayer AG.

 

El objetivo de este proyecto innovador es, a través de la ciencia y la tecnología, diseñar microbios que puedan ayudar a los productores a cultivar plantas y proteger su producción sin la necesidad de recurrir a fertilizantes artificiales.

Tratamos de encontrar microbios probióticos que ayuden a las plantas a fertilizarse a sí mismas".
Dr. Axel Bouchon
,
Leaps by Bayer.

Breve historia de la protección de cultivos 

Desde el inicio de la agricultura, hace más de 10.000 años, el hombre se ha esforzado para proteger sus cultivos de todo tipo de depredadores, plagas, malezas y enfermedades. Quizás los primeros en desarrollar un sistema primitivo pero eficaz fueron los antiguos egipcios, quienes hace unos 5.000 años instalaron los primeros espantapájaros para ahuyentar aves y otros animales indeseados.

 

Tiempo después, la cultura sumeria descubrió que el azufre era útil para controlar distintos tipos de insectos. La nicotina y el cobre también fueron usados con el paso del tiempo como método para proteger la siembra.

 

El siglo XX fue un tiempo de grandes desarrollos en el campo de la química: en los años 30 aparecieron en el mercado los primeros productos bioquímicos fabricados por el hombre, mientras que en la década del 70 hizo su debut el glifosato. En las últimas décadas del siglo pasado la genética hizo su aporte para desarrollar semillas modificadas, más resistentes a las plagas y al estrés hídrico.

 

Hoy, los mayores avances en la protección de cultivos están vinculados con la revolución digital. Drones, satélites, sensores, aplicaciones y sistemas tecnológicos complejos, así como los avances de la ciencia aplicada a la agricultura, son los protagonistas de nuestro presente.   

En Bayer contamos con la cartera de productos más innovadora, junto a la plataforma digital más avanzada para trabajar. Ofrecemos más que solo herramientas: proporcionamos soluciones a medida para que la protección de los cultivos sea una tarea eficiente y sustentable.